Pensando en voz alta…

Hoy me levante con muchos deseos de pasar un día feliz y agradable.  Lleve a mis chicos a la escuela, luego pasé al supermercado, y ahora estoy en la casa esperando que pasen unos 20 minutos para arreglarme e irme a trabajar.

Estaban pensando en voz alta, en todas las bendiciones que he recibido de Dios.  Tengo un esposo estupendo, unos hijos maravillosos, todos tenemos salud, mi esposo y yo ambos tenemos trabajo, gracias a Dios tenemos una casa segura y hermosa.  En fin, son tantas las bendiciones, que hoy decidí que nada más es importante.  Que, siempre y cuando tenga a mi familia a mi lado, un hogar, un trabajo, lo demás es secundario.

Estaba pensando en voz alta en mi pasado.  Pensando en todos los lugares donde viví, donde deje amistades buenas, donde de una manera u otra deje huellas. Pensando en él porqué de la cosas, solo por curiosidad. Definitivamente Dios tiene un propósito para todo, a veces no entendemos y nos preocupamos, hasta nos enojamos. Luego, al pasar de los años, uno mira atrás y sonríe…y uno dice, “Que estúpido fui”.  Dios siempre a tenido el control, y todo los cambios han sido para beneficiar a uno mismo.

Pensaba en mi familia en Puerto Rico, nadie sabe cómo los extraño. Extraño a mi isla, el cielo y el mar de mi isla, extraño los olores de mi Puerto Rico.  El ruido de mi isla, el calor humano que está siempre latente. Extraño tantas cosas, tantas personas…los llevo siempre en mi corazón.

Que rico es recordar! Permitirse uno mismo recordar los viejos tiempos. Como dicen, recordar es vivir.  A veces quisiera regresar al pasado, ese pasado cuando compartía con mis padres, cuando papa estaba trabajando en el patio, y a gritos me pedía que le colara una tacita de café. O cuando pedía permiso para salir con mis amistades, mi madre nunca estuvo de acuerdo en que saliera a altas horas de la noche, ella era de las que pensaba que las chicas pertenecían al hogar no a la calle. Recuerdo las peleas y discusiones…y papa al fin y al cabo, me dejaba salir a disfrutar de la vida. Mi alcahueta, mi héroe…se me fue muy pronto, pero el poco tiempo que lo tuve, el fue mi mejor amigo, mi confidente, mi todo.  Lo extraño todos los días, y vivo con la esperanza de que algún día lo volveré a ver.

A veces la gente critica cuando habla así de mi papa, que por que no hablo así de mi señora madre. Pues es muy fácil, mi mamá sigue conmigo. Aunque en la distancia, ella si esta en este mundo. Pero mi papá ya no está, por eso lo recuerdo tanto.

Bueno ya no me queda más tiempo para pensar en voz alta. Ahora el deber me llama. Que tengan un hermoso día, y recuerden…recordar es vivir.

Follow Me on Pinterest
rssyoutubeinstagramby feather

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *